Desde París (AFP)

Francia subestimó niveles de radioactividad en ensayos en la Polinesia, según investigación

Francia subestimó los niveles de radiactividad a los que se expuso a la población de la Polinesia Francesa durante las pruebas nucleares realizadas en el Pacífico entre 1966 y 1996, según una investigación publicada este martes por el medio en línea Disclose.

politique, santé, Polynésie, outremer, défense
Oscar Temaru (centro), líder del partido político independentista polinesio Tavini Huiraatira de Tahití, el 2 de septiembre de 1995 en una manifestación contra las pruebas nucleares francesas en Papeete - AFP/AFP/Archivos
Anterior Siguiente

Francia subestimó los niveles de radiactividad a los que se expuso a la población de la Polinesia Francesa durante las pruebas nucleares realizadas en el Pacífico entre 1966 y 1996, según una investigación publicada este martes por el medio en línea Disclose.

Disclose analizó durante dos años unas 2.000 páginas de documentos militares desclasificados en 2013 por el ministerio de Defensa francés sobre las pruebas nucleares realizadas en el archipiélago del Pacífico Sur.

Trabajó con la empresa británica de modelización y documentación Interprt, así como con el programa de Ciencia y Seguridad Global de la Universidad de Princeton, en Estados Unidos.

La investigación "pudo reevaluar la dosis recibida en la tiroides por los habitantes de las (islas) Gambier, Tureia y Tahití durante las seis pruebas nucleares consideradas como las más contaminantes de la historia del Centro Experimental del Pacífico", explica Disclose.

"Nuestras estimaciones son entre 2 y 10 veces superiores a las realizadas por el gendarme (francés) de Energía Atómica (CEA) en 2006", afirma.

Para explicar la diferencia entre sus cálculos y los del CEA, Disclose apunta a diferentes interpretaciones de los datos.

Por ejemplo, en el caso de la prueba nuclear aérea realizada en 1966 en Mururoa, llamada Aldébaran, los científicos del CEA "consideran que la población local sólo bebía agua del río, pero no agua de lluvia". Sin embargo, muchos habitantes de este archipiélago bebían agua de lluvia, según la investigación.

Sólo en el caso de la prueba Centauro, realizada en julio de 1974, "según nuestros cálculos, basados en una reevaluación científica de la contaminación en la Polinesia Francesa, unas 110.000 personas estuvieron expuestas a la radiactividad, casi toda la población de los archipiélagos en aquel momento", señala Disclose.

Hasta la fecha, el número de civiles polinesios -es decir, excluyendo al personal militar y a los contratistas- que han recibido indemnizaciones por los ensayos nucleares asciende a 63 personas, según este sitio de investigación en línea.





Te puede interesar
Este sitio usa imágenes de Depositphotos