Desde Nueva York (AFP)

Empresas de EEUU temen que aranceles frenen inversiones y generen desempleo

Las empresas de Estados Unidos, ya enfrentadas al alza del petróleo, temen que los aranceles a la importación de acero y aluminio afecten sus inversiones y obliguen a despedir personal.

EEUU, comercio, UE, Canada, México, metales, empresas
Acero pronto para ser embarcado en una siderúrica de Estados Unidos el 15 de marzo de 2018 - AFP/GETTY IMAGES NORTH AMERICA/AFP/Archivos
Anterior Siguiente

Las empresas de Estados Unidos, ya enfrentadas al alza del petróleo, temen que los aranceles a la importación de acero y aluminio afecten sus inversiones y obliguen a despedir personal.

Salvo el sector siderúrgico, la mayoría de las organizaciones empresariales estadounidenses consideran "decepcionante" y "antiproductiva" la imposición de aranceles de 25% al acero y de 10% al aluminio importados de la Unión Europea, Canadá y México.

Esas cargas, que se suman a las de las importaciones de China y Japón, entre varios países, impulsarán un alza de precios en bienes tales como autos, cervezas y conservas, dicen esas organizaciones que intentaron en vano que la Casa Blanca desistiera de su pujo proteccionista.

"Es un duro golpe para el sector manufacturero estadounidense restringir la cadena de aprovisionamiento de materias primas mediante la imposición de derechos aduaneros a las importaciones provenientes de nuestros más cercanos socios comerciales" dijo Paul Nathanson, vocero de una asociación formada por unas 30.000 empresas cuya producción depende del acero y el aluminio.

- Ford afectada -

Para Nathanson, "las empresas quedarán forzadas a enfrentar opciones difíciles en tecnología, inversiones y empleo". La UE, Canadá y México enviaron el 44% de las importaciones de acero del primer trimestre de este año.

En 2002, el entonces presidente George W. Bush impuso tasas al acero y se perdieron 200.000 empleos aún cuando Canadá y México habían sido exentos. Por presiones de la UE, esas tasas fueron eliminadas un año después.

Ahora, al menos 70.000 empleos netos deberían desaparecer en el sector manufacturero en los próximos dos años, según el gabinete Oxford Economics.

Ford, cuya última versión de la exitosa pickup F-150 está compuesta por aluminio, acusó en el primer trimestre del año un sobrecosto de 1.500 millones de dólares debido al encarecimiento de la materia prima. Esa factura, que no incluyó el aumento del aluminio, es susceptible de aumentar en los próximos meses, teme la empresa.



Arcocin, que provee materiales la industria del automóvil y la aeronáutica, revisó a la baja sus expectativas de beneficios para 2018 y el fabricante de ketchup, condimentos y sopas Kraft Heinz teme que se eleve el costo de los embalajes.

"Los fabricantes que enfrentan el alza del costo de materias primas tienen la opción de asumirla reduciendo márgenes de ganancia o de trasladarla a los clientes", observa Patrick O'Hare analista de la firma Briefing.com. "Si optan por la segunda, sus clientes las trasladarán a los suyos y así sucesivamente; de modo que se llegará a una inflación generalizada".

- Cólera de agricultores -

Los efectos de proteccionismo instaurado por el presidente Donald Trump impactaN igualmente en el agro, pulmón económico de los estados que lo llevaron a ganar las elecciones de 2016, debido a que México y Canadá ya anunciaron represalias aduaneras contra la carne cerdo, manzanas, yogurt y papel higiénico.

"Los derechos aduaneros dañan a los agricultores estadounidenses y dejarán al borde del abismo a algunas áreas de explotación que ya están dificultades", dijo Brian Kuehl, de la Farmers For Free Trade, un grupo de presión de agricultores.

La industria del automóvil, que absorbió el 27% de la demanda de acero en 2017, también teme perder competitividad.

"Un derecho aduanero es un impuesto y esa decisión aumentará los precios y afectará a los fabricantes estadounidenses de autos y a sus clientes", afirmó John Bozzella, presidente de la agrupación Here for America, que congrega a fabricantes y concesionarios.

"Las represalias de nuestros socios aumentarían el impacto y pondrían en riesgo las exportaciones estadounidenses", añadió.

El aumento llevará a aplazar o abandonar inversiones por miles de millones de dólares en plantas de productos químicos que fueron anunciadas en los últimos 10 años, comentó Cal Dooley, miembro del American Chemistry Council, el lobby de una industria que está en pleno renacimiento debido al auge de la extracción de gas y petróleo de esquisto.

#Eeuu #Comercio #Ue #Canada #México #Metales #Empresas


Te puede interesar



Quantcast