Desde Washington (AFP)

EEUU se prepara para gravar todas sus importaciones de China

Estados Unidos se prepara para gravar la totalidad de las importaciones chinas en su mercado a partir del 1 de septiembre.

US, trade, economy, politics
El presidente de China Xi Jinping (d) saluda al de EEUU Donald Trump en la Cumbre del G20 en Japón el 29 de junio de 2019 - AFP/AFP
Anterior Siguiente

Estados Unidos se prepara para gravar la totalidad de las importaciones chinas en su mercado a partir del 1 de septiembre.

El diálogo chino-estadounidense para poner fin a la guerra comercial se había reanudado esta semana, pero el presidente Donald Trump estimó que Pekín no cumplió sus promesas de comprar productos agrícolas y detener la exportación de fentanilo, un poderoso opiáceo que hace estragos en Estados Unidos.

- Aranceles -

Pekín quiere que Washington deje sin efecto los aranceles a bienes chinos equivalentes a cientos de miles de millones de dólares. Pero la administración Trump insiste en mantenerlos, al menos parcialmente, como factor de presión para llegar a un acuerdo.

Para reanudar las negociaciones, Trump había dicho que no impondría nuevos aranceles a importaciones chinas "al menos por el momento", pero no habló de levantar los vigentes.

Pero tras una ronda de conversaciones en Shanghái con el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, y el representante comercial (USTR), Robert Lighthizer, Trump anunció este jueves en twitter que Washington impondrá desde septiembre un arancel de 10% sobre 300.000 millones de dólares de importaciones chinas que aún no están gravadas.

Actualmente, Washington grava con 25% importaciones chinas equivalentes a 250.000 millones de dólares. Pekín ha contragolpeado con aranceles a productos de ese país por 110.000 millones de dólares.

- Huawei -

La carrera por el dominio de la alta tecnología es tal vez el asunto más espinoso de la disputa.

Funcionarios estadounidenses creen que China utiliza con fines de espionaje los equipos de telecomunicaciones fabricados por Huawei. La empresa, que es el segundo mayor fabricante mundial de smartphones, niega la acusación.

En mayo Trump prohibió a las empresas de Estados Unidos venderle a Huawei componentes que son clave para sus productos. Para calmar el descontento de los proveedores estadounidenses, el mandatario ablandó luego su posición al decir que las empresas podrían reanudar las exportaciones "en donde no haya grandes riesgos para la seguridad nacional".

De momento, Washington no ha especificado qué exportaciones serían permitidas. Y Trump dijo que la resolución de ese tema será discutida al cierre de las conversaciones comerciales.

- Obstáculos políticos -

Varios miembros del Congreso se oponen a reducir las restricciones contra Huawei.

Paralelamente, el presidente de China, Xi Jinping, debe lidiar con prominentes miembros del gobernante partido Comunista que acusan a Washington de intentar destruir el modelo económico que permitió a China convertirse en la segunda mayor potencia mundial.

- cambios estructurales -

Washington exige que Pekín deje de intervenir en los mercados y de forzar a las compañías extranjeras a cederles tecnología como condición para operar en el país.

En mayo, Trump acusó a los negociadores chinos de dar marcha atrás en acuerdos que ya se habían cerrado y luego reiteró que busca "un acuerdo correcto" y que no tiene prisa ni interés en un acuerdo incompleto.

Empero, Pekín no ha dicho estar listo para cambiar sus prácticas comerciales en medio del impasse en las negociaciones.

- Agricultura -

A cambio de suspender la aplicación de nuevos aranceles, Washington dijo que obtuvo de China el compromiso de comprarle más productos agrícolas.

Pero en el tuit de este jueves, Trump dijo que estas compras no se concretaron.

Justamente el sector agrícola es el que más ha sufrido por la guerra comercial. Las exportaciones de soja a China, un mercado del cual los productores estadounidenses se han tornado dependientes, cayeron 75% el año pasado a solo 3.100 millones de dólares.

Trump lanzó en 2018 un paquete de ayuda a los productores por 12.000 millones de dólares y en mayo puso en marcha otro por 16.000 millones. No obstante, el descontento está creciendo justo cuando Trump se activa para lograr la reelección el año que viene.

- Inversiones -

En señal de buena voluntad, China anunció a principios de julio que atenuaría algunas restricciones a la inversión extranjera en sectores como el de transporte marítimo, así como en algunos servicios de telecomunicaciones y exploración de petróleo y gas.




Te puede interesar
Este sitio usa imágenes de Depositphotos