Desde Washington (AFP)

EEUU exime a ocho países de las compras de crudo iraní tras las nuevas sanciones

Estados Unidos confirmó oficialmente este viernes que restablecerá el lunes todas las sanciones contra Irán que habían sido levantadas en el marco del acuerdo nuclear de 2015, pero anunció que ocho países podrán continuar importando crudo de esa nación, dijo el secretario de Estado, Mike Pompeo.

EEUU, Irán, diplomacia, comercio, energía, nuclear, sanción
El presidente de Estados Unidos Donald Trump el 8 de mayo de 2018 al firmar en la Casa Blanca el decreto que reestablece sanciones a Irán - AFP/AFP/Archivos
Anterior Siguiente

Estados Unidos confirmó oficialmente este viernes que restablecerá el lunes todas las sanciones contra Irán que habían sido levantadas en el marco del acuerdo nuclear de 2015, pero anunció que ocho países podrán continuar importando crudo de esa nación, dijo el secretario de Estado, Mike Pompeo.

El Departamento del Tesoro pedirá que Irán salga del circuito bancario de giros internacionales Swift (a excepción de las transacciones humanitarias), y anunció que agregó a 700 personas y entidades a la lista negra que establecen las sanciones.

La reimposición de las medidas punitivas contra Teherán "está orientada a privar al régimen de los ingresos que utiliza para propagar la muerte y la destrucción por todo el mundo", indicó Pompeo.

"Nuestro objetivo último es obligar a Irán a abandonar permanentemente sus documentadas actividades ilegales y a comenzar a comportarse como un país normal", afirmó.

Pompeo no nombró a los países eximidos de la prohibición de comprar petróleo iraní, pero indicó que esta excepción fue otorgada a países que han prometido o que ya han comenzado a recortar sus compras de crudo de la república islámica, cuya economía depende fuertemente de esos ingresos.

La lista de países se conocerá el lunes, pero el Secretario de Estado anticipó que ningún miembro de la Unión Europea forma parte de ella.

Los analistas esperan que se concedan exenciones a Corea del Sur, India, e incluso Turquía y China.

"La presión máxima implica presión máxima", sentenció Pompeo.

El anuncio se produce seis meses después de que el presidente Donald Trump saliera del acuerdo nuclear con Irán y comenzara a restablecer sanciones que habían sido suspendidas o eliminadas por su predecesor Barack Obama.

Un primer conjunto de medidas punitivas, que habían sido levantadas a cambio del compromiso firmado en 2015 por Irán y las grandes potencias para que Teherán no se dotara de una bomba atómica, ya habían sido reimpuestas en agosto.

El proceso de restablecimiento de las sanciones termina el lunes con las prohibiciones al comercio de petróleo, las actividades bancarias y otras operaciones comerciales.

- Presión económica -



Para dejar claras las diferencias con la administración de Obama, Pompeo destacó el endurecimiento bajo el gobierno de Trump, que prometió "las sanciones más fuertes de la historia".

Según Pompeo, Obama había otorgado alrededor de 20 exenciones en las ventas de petróleo, contra las ocho que se concederán. Además, la inclusión de 700 personas o entidades a la lista negra de Estados Unidos supera en 300 a la precedente.

Un diplomático europeo analiza la acción: "Es el mismo plan de guerra aplicado a Kim Jong Un y Corea del Norte: sanciones, máxima presión y luego están listos para negociar".

La economía iraní y su moneda han sufrido durante varios meses.

Trump repite que está listo para reunirse con los líderes de Irán para negociar un acuerdo global sobre la base de 12 condiciones establecidas por Estados Unidos: restricciones más duras que las fijadas en el texto del acuerdo de 2015, el final de la proliferación de misiles balísticos y las actividades consideradas "desestabilizadoras" de Teherán en países vecinos, como Siria, Yemen, Líbano.

"Esto es una ilusión", dijo a AFP Ali Vaez del International Crisis Group. "A pesar de la presión económica, los iraníes han podido continuar apoyando a sus aliados regionales durante 40 años" desde la revolución islámica de 1979, dice.

Además, evalúa Barbara Slavin, del comité de expertos del Consejo Atlántico, "no estamos en 2012 cuando el mundo se unió a las sanciones contra Irán".

"Esta vez es el gobierno de Trump el que intenta imponer al resto del mundo una política que la mayoría de los países no quiere", analiza.

La Unión Europea está decidida a ayudar a Irán a obtener algunos beneficios económicos de su adhesión al acuerdo de 2015, para evitar que lo abandone y reinicie la carrera de armamentos nucleares.

La estrategia de Estados Unidos se ve todavía más complicada ante el reciente enfriamiento de las relaciones con Arabia Saudita tras el asesinato del periodista saudí Jamal Khashoggi.

Riad es un aliado clave de Washington, que espera establecer una alianza estratégica para Medio Oriente, que reúna a los países árabes del Golfo, Egipto y Jordania, para contrarrestar a los chiítas de Irán.

"Este proyecto murió al mismo tiempo que Jamal Khashoggi", dice el experto del Consejo Atlántico.

#Eeuu #Irán #Diplomacia #Comercio #Energía #Nuclear #Sanción


Te puede interesar


Quantcast