Desde Cayenne (AFP)

Dos sondas espaciales europeas viajan rumbo a Mercurio

Un cohete Ariane 5 despegó el viernes por la noche del centro espacial de Kourou, en la Guayana Francesa, y lanzó al espacio con "éxito" el satélite europeo BepiColombo, encargado de estudiar el planeta Mercurio, anunció ArianeGroup.

ciencia, espacio, aeroespacial, planetas
Un cohete Ariane 5 despega del centro espacial de Kourou, en la Guayana Francesa, el 19 de octubre de 2018 - AFP/AFP
Anterior Siguiente

Un cohete Ariane 5 despegó el viernes por la noche del centro espacial de Kourou, en la Guayana Francesa, y lanzó al espacio con "éxito" el satélite europeo BepiColombo, encargado de estudiar el planeta Mercurio, anunció ArianeGroup.

El lanzamiento tuvo lugar a las 22H45 locales (01H45 GMT). El satélite y sus dos sondas espaciales viajarán durante siete años y recorrerán 9.000 millones de kilómetros.

Después de que el lanzador europeo Ariane 5 lo colocara en la buena trayectoria, el satélite pudo escapar del "pozo de gravedad terrestre" y emprender su camino a una velocidad absoluta cercana a los "40.000 km/h", según ArianeGroup.

"Esta primera misión europea, en colaboración con la agencia espacial japonesa, permitirá entender mejor la formación y la evolución de los planetas a proximidad de nuestra estrella", declaró Stéphane Israël, presidente ejecutivo de Arianespace, tras la operación.

"BepiColombo", que lleva el nombre del matemático e ingeniero italiano Giuseppe Colombo (1920-1984), llegará a Mercurio a finales de 2025.

El satélite y sus sondas permanecerán en la órbita del planeta rocoso durante uno o dos años, donde afrontarán temperaturas superiores a los 350 ºC.

Para escudriñar los misterios de Mercurio, ambas sondas, una de la Agencia Espacial Europea (ESA) y la otra de la Agencia Japonesa de Exploración Aeroespacial (Jaxa), transportan 16 instrumentos.

La misión europea estudiará "la superficie, el interior y el entorno" de Mercurio, el planeta más pequeño del sistema solar y el menos explorado por los científicos, explicó Arianespace en un comunicado.

Para Pierre Bousquet, jefe de proyecto de la contribución francesa en BepiColombo, Mercurio es "extrañamente" pequeño.

Esta particularidad sugiere que, en su juventud, Mercurio sufrió el impacto de un gran objeto. "Hay un cráter enorme visible en su superficie que podría ser la cicatriz de ese cataclismo", según este ingeniero. BepiColombo tratará de verificarlo.

La misión europea llega después de las que llevó a cabo la agencia espacial estadounidense (NASA), que mostraron imágenes y datos sobre el planeta a mediados de los años 1970, en 2011 y en 2015.

Se trata del séptimo despegue del año desde el centro espacial de Kourou, el quinto con un cohete Ariane 5, que logró el viernes su 101º lanzamiento exitoso consecutivo.




Te puede interesar
Este sitio usa imágenes de Depositphotos