Santoral - 26 de enero

Fecha en que se recuerda el nombramiento de santos por parte de la Iglesia Católica.

Categoría: 26 de enero - Santoral - 26 de eneroSantoral

DePeru.com | 26 de enero




 

26 de enero: 
 

  • Beato Gabriel María Allegra

Nació el 26 de diciembre de 1907, en San Giovanni La Punta, en Catania, Italia.

De familia humilde, la familia era devota de la Virgen.

A los 11 años ingresó al seminario menor franciscano en el convento de San Biagio, en Sicilia. El 13 de octubre inició el noviciado y cambió su nombre por el de Gabriel María.

En 1926 fue enviado a Roma, al colegio Internacional de San Antonio. Allá oyo la historia de Fr. Juan de Montecorvino, un franciscano que fue misionero en China de 1294 a 1328 y fue el primer arzobispo de Pekín. Ese fue lo que lo convenció a ser misionero en China.

A los 24 años partió con destino a dicho país con el objetivo de traducir la Bibllia a la lengua china.

Aprendió chino, fue rector del seminario menor de Heng Yang.

El 12 de agosto de 1946 publicó en Hong Kong el primer volumen, el de los Salmos, terminada la traducción del Antiguo Testamento, luego en 1955, se dedicó a traducir el Nuevo Testamento. En 1968, publicó por primera vez la Biblia completa traducida al chino en un solo volumen.

Durante su vida sirvió a la iglesia con tesón y generosidad. Murió en el hospital de Canossa (Cáritas) de Hong Kong) , el 26 de enero de 1976.

 

  • Beato José Gabriel del Rosario Brochero

Nació el 16 de marzo de 1840, en Santa Rosa de Río Primero, en Córdoba. A los 16 años ingresó al Seminario Mayor de Córdoba “Nuestra Señora de Loreto”.

Fue ordenado presbítero el 4 de noviembre de 1866, el 10 de diciembre del mismo año celebra su primera misa en la capilla del Colegio Seminario “Nuestra Señora de Loreto”.

Al año siguiente de llegar, lleva hombres y mujeres a Córdoba para hacer ejercicios espirituales.

En 1875, construye con la ayuda de sus feligreses la Casa de Ejercicios de la villa del Tránsito. Además construyó más de 200 kilómetros de caminos y varias iglesias.

El cura Brochero murió leproso y ciego, el 26 de enero de 1914.

 

  • Beato Miguel Kozal

Nació el 25 de septiembre de 1893 en el pueblo de Nowy Folwark, en Polonia. Creció en una familia pobre pero religiosa. Fue un alumno ejemplar. Ingresó al seminario Leonium de Poznan, fue ordenado como presbítero, el 23 de febrero de 1918 en la catedral.

El 29 de setiembre de 1922, fue nombrado prefecto de la escuela católica femenina de humanidades de Bydgoszcz y en 1927 tuvo el cargo de director espiritual del Seminario Mayor de Gniezno.

El 1 de septiembre de 1939, tropas nazis invadieron Polonia y estalló la Segunda Guerra Mundial, Kozal administró la diócesis pues el 6 de septiembre, Monseñor Radonski, obispo titular, abandonó la ciudad.

Los alemanos invadieron la ciudad el 14 de septiembre, fueron confiscados edificios que pertenecían a instituciones religiosas y el clero fue arrestado.

El 7 de noviembre de1939 fue arrestado con otros sacerdotes donde fue torturado y asilado. El 3 de abril de 1941, fueron llevados al campo de concentració de Inowroclaw.  El 25 de abril de 1941 fue transferido al campo Dacha en que recibió el número 24544, allí fue constantemente torturado,  murió un 25 de enero de 1943, contrajo la epidemia de tifus y fue transferido a una cabaña don de un médico le aplicó una inyección con veneno.

 

  • San Agustín Erlandson

Fue un obispo que se destacó por su esfuerzo por el progreso de la Iglesia. Fue miembro de una familia muy apreciada en Noruega, en el siglo XII, fue capellán de la corte del rey Inge, quien lo nombró en 1157 como arzobispo de NIdaros.

Tuvo grandes virtudes y fue un gran defensor de los derechos de la Iglesia ante los abusos de los reyes y señores feudales.

 

  • San Alberico

Formó parte de un grupo de siete ermitaños que habitaban el bosque de Collan, en Francia. Los ermitaños emigraron a las cercanías de Molesmes, donde construyeron un monasterio. Roberto era el abad y Alberico, el prior. La comunidad aumentó, en una época un grupo de monjes se rebeló contra la disciplina religiosa, Roberto se retiró del monasterio, Alberico intentó restablecer el orden, sin embargo fue golpeado y encerrado. Entonces abandonó el monasterio. En 1098 se establecieron en Cister,  ese fue el inicio de la gran Orden Cisterciense. Allí siendo elegido abad, dirigió el cenobio, sobresaliendo por su gran celo en la formación de sus monjes.
 

  • San Julián de Mouras

Fue mártir durante la persecución de Domiciano en Aguas Quintianas, en Galicia.

Este santo no está incluido en el actual Martirologio Romano debido a lo poco que se conoce sobre su vida.
 

  • San Timoteo y San Tito

Fueron obispos y discípulos del apóstol San Pablo, colaboraron en su ministerio, presidieron las iglesias de Éfeso y Creta.

Timoteo nació en Listra, donde San Pablo lo encontró en su primer viaje, fue uno de los primeros convertidos. Fue jefe de la Iglesia de Éfeso.  Timoteo estuvo presente en el martirio de Pablo, luego regresó a Éfeso donde según la tradición, murió mártir en el año 97.

San Tito fue convertido y bautizado por san Pablo, organizó la primera comunidad cristiana. Evangelizó Dalmacia, se cuenta que murió en una edad muy avanzada.
 

  • Santa Paula

Nació el 5 de mayo de 347. Era una mujer muy virtuosa, luego de la muerte de su esposo, a los 33 años, cambia y se vuelve a una vida más austera.

Santa Paula viaja con su hija Eustoquio, el año 385; visitó a San Epifanio en Chipre, y se reunió con San Jerónimo y otros peregrinos en Antioquía. Allí visita los Santos Lugares de Palestina y fueron a Egipto a ver a los monjes y anacoretas del desierto. También visita Belén, un año después,  donde Santa Paula y Santa Eustoquio se quedaron bajo la dirección de San Jerónimo.

Santa Paula distribuyó sus bienes entre los pobres. Murió el 26 de enero de 404.

Fuente: [catholic.net]