Mamá Noela y los duendes navideños

Según la tradición, Mamá Noela (conocida también como la Señora Claus), es la esposa de Papá Noel, con quien vive junto a unos duendes que les ayudan a fabricar los juguetes que Santa repartirá por todo el mundo la noche del 24 de diciembre.



 

La Señora Claus fue creada por la escritora norteamericana Katherine Lee Bates, en el poema Goody Santa Claus on a Sleigh Ride, de 1889. La popular canción Señora Santa Claus, de George Melachrino, que triunfo en el hit parade de 1956, ayudó a consolidar su figura, inseparable de la de su esposo desde aquel entonces.

Según la tradición, el nombre de soltera de la Señora Claus era Mary Christmas, por lo que ahora la Navidad se llama Navidad (christmas en inglés).

En muchas de las versiones actuales de la leyenda, la señora Claus vive con su marido e igualmente se ocupa de supervisar el trabajo de los Duendes navideños; además de realizar actividades del hogar y de disfrutar de la panadería.

Ella es representada como una mujer de avanzada edad, con el cabello blanco y estilo de peinado en un rodete. Aparece vestida de color rojo, delantal blanco y lentes.

Por su parte, los duendes navideños, conocidos también como nomos navideños, son personajes que pertenecen a la mitología occidental del siglo XX, donde son descritos como hombrecillos con una habilidad manual excepcional.

Estos seres pequeños suelen aparecer en las noches de Navidad, en el momento en que la estrella polar brilla a su máxima intensidad, pues es de creencia popular que estos seres mágicos proceden de ella.

Existen también versiones que indican que los duendes navideños no vienen de una estrella, sino que habitan en el polo norte con Santa Claus, donde trabajan todo el año fabricando todos los juguetes que Santa Claus llevará en trineo la noche del 24 de diciembre.

Su representación característica es que visten trajes de colores llamativos, con pequeñas campanas y botas y en su mayoría son ancianos del sexo masculino, aunque también existen jóvenes y del sexo femenino.

Estos pequeños duendes aparecen, según creencias populares, en la noche a manera de luces multicolores que anuncian su llegada. La mayoría de estas luces son verdes, representando el color de la esperanza.