La Libanomancia o Adivinación con el Incienso o Sahumerio

Es un tipo de adivinación que consiste en predecir el destino a través de la quema de un sahumerio o incienso, observando el humo que estos producen.


 

 
 

 

 
Según los practicantes de esta técnica adivinatoria, ella funciona especialmente bien si se combina con la meditación mientras el incienso o sahumerio humea. 
 
Asimismo, manifiestan que es fundamental observar bien la forma de las figuras que hace el humo, la trayectoria que toma este, su intensidad y color.
 
Mayormente se realiza la práctica de la adivinación con el incienso que con el sahumerio.
 
El incienso es un preparado de diferentes resinas vegetales de mucho aroma. 
 
Frecuentemente se le agregan distintos aceites esenciales vegetales o animales, para que, cuando arda, exhale un humo de agradable olor con diferentes fines: religiosos, para la salud, estéticos, para lograr un ambiente relajado y armónico, etc.
 
El incienso tiene mucha presencia en las sociedades orientales, sobre todo China y Japón, y también es utilizado al igual que el sahumerio en las Iglesias Catolica y Ortodoxa. Igualmente, es muy usado por personas particulares para purificar sus casas.
 
Con incienso se trata de adivinar el futuro, segun los libanománticos, un método adivinatorio bastante remoto, que data de antiquísimas civilizaciones.
 
En primer lugar se hacian plegarias y peticiones en torno a lo que se pretendía, o se formulaba alguna pregunta sobre el futuro. 
 
Entonces se echaba el incienso al fuego, para que su columna de humo llegara hasta el cielo y llevara alli las oraciones. 
 
Entonces, segun la forma de consumirse, se interpretaba de una manera u otra. 
 
Si por ejemplo el incienso daba llama y se consumía, eso significaba que las plegarias estaban siendo atendidas. 
 
Pero si el incienso no hacia una llama importante y tardaba en salir humo de él, o simplemente no humeaba nada, se interpretaba como que las oraciones no eran oidas.
 
Mediante la libanomancia se intentaba adivinar todo tipo de cuestiones, excepto las concernientes a la muerte y al matrimonio.