Metanfetamina

La metanfetamina es una droga estimulante prohibida altamente adictiva. Es un polvo que se puede presentar como una píldora o una roca brillante (llamada cristal). El polvo se puede ingerir o inhalar por la nariz. También se puede mezclar con un líquido e inyectarse con una aguja. La metanfetamina cristal se fuma en una pequeña pipa de vidrio.


Lectura .
Anterior Siguiente

Metanfetamina


En la calle a menudo se conoce en español como "anfetas", "meta" y "tiza"; y en inglés como "speed", "meth" y "chalk". Otra forma de la droga, el clorhidrato de metanfetamina, se vende en cristales conocidos en español como "hielo", "cristal" y "vidrio"; y en inglés como "ice", "crystal" y "glass".

El abuso de la metanfetamina comenzó no hace muchos años en las zonas del oeste y sudoeste de los Estados Unidos y desde entonces ha continuado extendiéndose por todo el país, incluyendo las zonas rurales.

La metanfetamina con frecuencia se fabrica en laboratorios clandestinos y en casas particulares, usando ingredientes que se pueden obtener con facilidad. Cuando se fuma o se inyecta por vía intravenosa, el usuario siente una sensación inicial sumamente placentera, llamada "rush" o "flash", que dura apenas unos minutos. Cuando se toma por vía oral o cuando se inhala por la nariz, la metanfetamina produce una sensación más larga de euforia sin el "rush" inmediato. Otros efectos incluyen desvelo o insomnio, incremento en la actividad física y reducción del apetito.

Efectos

El uso de esta droga causa problemas médicos, incluyendo:

  • Picazón severa
  • Sufrir "boca de metanfetamina", con dientes rotos y boca seca.
  • Aumenta la temperatura corporal a niveles peligrosos.
  • Aumenta la posibilidad de insomnio y temblores.
  • Aumenta el ritmo cardiaco y la presión arterial, lo que puede resultar en daños irreparables en los vasos sanguíneos del cerebro y en una embolia o derrame cerebral.
  • Aumenta el riesgo de contraer infecciones tales como la hepatitis B y C y el virus del VIH/SIDA, ya que, al deteriorarse el juicio o la habilidad para tomar decisiones, es más probable que el usuario realice comportamientos arriesgados, como tener relaciones sexuales sin protección o compartir jeringuillas y otros equipos para inyectarse la droga, los que potencialmente pueden estar contaminados.
  • Resulta en episodios de comportamiento violento, o de ansiedad, irritabilidad, confusión, paranoia intensa y alucinaciones.

Señales de abuso y adicción

La metanfetamina acelera la respiración y aumenta la presión de la sangre.

La metanfetamina puede causar hiperactividad en las personas, es decir, les da mucha energía. Es posible que hablen demasiado o se muevan mucho. Tal vez no se detengan ni para comer o dormir.

Las personas que consumen metanfetamina se rascan la piel a menudo, causándose llagas. Pueden incluso tener quemaduras en los labios o dedos debido a que utilizan una pipa caliente para fumar la droga.

La metanfetamina también puede provocar rápidos cambios de humor en una persona. Por ejemplo, podría sentirse emocionado y luego volverse enojado y violento. Podría tener miedo de que alguien lo persiga o acose. También podría tener deseos de matarse.

Las personas que se vuelven adictas a la metanfetamina empiezan a tener que consumir más de la droga para obtener el mismo efecto. Las personas que normalmente comen o inhalan metanfetamina podrían comenzar a fumarla o a inyectársela con el fin de conseguir un efecto más rápido y de mayor intensidad.

Las personas que están tratando de dejar de consumir metanfetamina pueden:

  • Sentirse tristes
  • Sentirse muy cansadas y tener problemas para dormir
  • Sentirse enojadas o nerviosas
  • No poder sentirse felices

Asimismo, sentirán una fuerte necesidad de consumir esta droga.

Fuente:[National Institute on Drug Abuse]

 





Te puede interesar
Este sitio usa imágenes de Depositphotos