No significan lo mismo a pocos días y a los pocos días de

Expresiones como "a pocos días" y "a los pocos días de", "a un año y al año", "a dos meses y a los dos meses", tienen distinto significado.



 

A pocos días de, a un año de, indican el tiempo que falta para que suceda algo, mientras que a los pocos días de, al año de, se refieren al tiempo transcurrido desde que sucedió algo.

Por eso, no debe decirse ''a dos meses de celebrar las elecciones generales'' si lo que en realidad se quiere decir es que hace dos meses que se celebraron dichos comicios. Lo correcto debe ser ''a los dos meses de celebrarse las elecciones'' pues, de la otra forma, lo que se diría es que faltan dos meses para que se lleve a cabo el proceso electoral.