Desde Sídney (AFP)

Implantan un páncreas artificial en un niño para tratar su diabetes

Un niño australiano de cuatro años de edad, Xavier Hames, ha recibido un páncreas artificial, en lo que los expertos calificaron de primicia mundial en el tratamiento de la diabetes tipo 1, anunció el Hospital Infantil Princess Margaret de Perth.

Australia, salud, diabetes
Imagen distribuida por el Departamento de Salud de Australia Occidental datada el 21 de enero de 2015 que muestra al niño de cuatro años Xavier Hames con su madre, Naomi (izq), su padre, Shaun, y una enfermera, Annette Hart, en un hospital de Perth - AFP/W. Australia Health Department/AFP
Anterior Siguiente

Un niño australiano de cuatro años de edad, Xavier Hames, ha recibido un páncreas artificial, en lo que los expertos calificaron de primicia mundial en el tratamiento de la diabetes tipo 1, anunció el Hospital Infantil Princess Margaret de Perth.

El páncreas artificial implantado, parecido a un reproductor MP3, está conectado al cuerpo a través de varios tubos injertados bajo la piel.

"El aparato reproduce la función biológica del páncreas para predecir los niveles bajos de glucosa y detener la administración de insulina", indicó el miércoles un comunicado del departamento de Salud de Australia Occidental. "Ésto a su vez evita las consecuencias graves de bajo nivel de glucosa, como el coma, convulsiones y una posible muerte", agregó el comunicado, que no indicó cuándo se produjo la operación.

La Fundación de Investigación de Diabetes Juvenil (JDRF), una organización sin fines de lucro que financió el proyecto, indicó que la tecnología controla los niveles de glucosa e interrumpe el suministro de insulina hasta 30 minutos antes de que ocurra un ataque hipoglucémico. "Este dispositivo puede predecir hipoglucemia antes de que suceda y detener la administración de insulina antes de un evento previsto", dijo Tim Jones, uno de los médicos del hospital. "Esto, unido al hecho de que la bomba reanuda automáticamente el aporte de insulina cuando los niveles de glucosa se recuperan, es un avance médico real", agregó.

Naomi Hames, la madre de Xavier, dijo que el dispositivo ya había mejorado la vida de su hijo, afectado por la enfermedad desde los 22 meses. "El sistema es impermeable por lo que Xavier puede practicar deportes acuáticos", dijo la madre. Además "nos da tranquilidad durante la noche", agregó.

El páncreas artificial fue desarrollado durante cinco años en el Hospital Infantil Princess Margaret, con la ayuda de otros establecimientos, se indicó. Cada aparato tiene un coste de unos 8.100 dólares.




Te puede interesar


Este sitio usa imágenes de Depositphotos