La Batalla de Ayacucho

La Batalla de Ayacucho del 09 de diciembre de 1824, terminó por decidir la liberación peruana del yugo español, pues fue el final del dominio de la corona hispana en América del Sur.


Lectura .
Anterior Siguiente

Batalla de Ayacucho


Antecedentes:

Las luchas en la interna en España entre los abolutistas y liberales, habían impedido formar un bloque de refuerzo a las colonias ante el deseo de independencia por parte de los americanos. El 06 de agosto de 1824, la Batalla de Junín había sido un detonante en las diferencias entre peruanos y españoles y el triunfo, le permitió a los comandados por Simón Bolívar obtener mucha más confianza en su pelea por alcanzar la plena independencia.

Tras la victoria en Junín, Bolívar y sus hombres se dirigieron a Lima en busca de apoyo financiero para continuar con la pelea independentista. Fue así que las tropas del Libertador, se vieron reforzadas con hombres procedentes de Colombia.

Pero, en realidad, las intenciones de Bolívar en el Perú eran autoritarias y en caso, se encargue de gobernar el Perú, lo haría sin ningún tipo de obstáculos, Por eso, de cara a la lucha armada en Ayacucho, envió a Antonio José de Sucre a la cabeza de las tropas peruanas en Ayacucho.

Campaña de Ayacucho:

Simón Bolívar llegó con sus tropas desde Huancayo hasta Huamanga, donde decidió regresar a Lima y dejar al mando del batallón a Sucre.  

Tras la derrota española en Junín, los realistas se retiraron hacia el Cusco, donde se reorganizaron bajo el mando del virrey La Serna. Ya con la armada lista, se movilizaron de regreso hacia Huamanga. Fue el momento en que se dio el encuentro entre patriotas y realistas en la Pampa de Ayacucho, al pie del cerro Condorcunca.

El ejército de Sucre contaba con 5600 hombres, una cifra muy inferior a los realistas, que llegaron a los 9500 soldados comandados por el virrey José de La Serna. Al amanecer del 09 de diciembre de 1924, ambos ejércitos ultimaron detalles para la batalla, donde Sucre lanzó la siguiente arenga:  “De los esfuerzos de hoy depende la suerte de América del Sur. Otro día de gloria va a coronar vuestra admirable constancia”.

A las 10 de la mañana, el ejército de La Serna rompió fuegos al mismo tiempo que Sucre y sus soldados entraron en acción. Cuando la situación parecía favorecer a los hispanos, el grito del general José María Córdova: “¡División! ¡Adelante! ¡Armas a discreción! ¡Paso de vencedores!”, hizo que los patriotas se lancen con todo para vencer al enemigo, que empezó a desorganizarse y a sufrir más de un revés en el campo de batalla.

A la una de la tarde, la victoria era peruana. Los realistas sufrieron la pérdida de 1400 hombres y 700 heridos, mientras que el ejército independiente tuvo 370 muertos y 609 heridos.

Capitulación de Ayacucho:

Es un documento firmado por Antonio José de Sucre en representación del ejército libertadores, y José Canterac, a nombre de los realistas.

En dicha firma, se establecieron los siguientes acuerdos:

  • El territorio bajo control español fue entregado al ejército único libertador.
  • Los militares españoles pudieron regresar con gastos pagados por el Estado Peruano.
  • Los españoles que permanecieron en el Perú fueron considerados peruanos, y los militares conservaron sus grados en el ejército libertador.
  • Se conservaron los derechos y privilegios de las personas que estuvieron al servicio del régimen colonial.
  • Se reconoció una deuda con España.

Con la firma de este documento, se dio fin al dominio español en el Perú, lo que significó la culminación de más de 3 siglos de dominación de la corona en nuestro territorio.
 





Te puede interesar
Este sitio usa imágenes de Depositphotos