El Phishing

Phishing es un término informático que denomina un tipo de delito encuadrado dentro del ámbito de las estafas, y que se comete mediante el uso de un tipo de ingeniería social caracterizado por intentar adquirir información confidencial de forma fraudulenta (como puede ser una contraseña o información detallada sobre tarjetas de crédito u otra información bancaria).


Lectura .
Anterior Siguiente

El estafador, conocido como phisher, se hace pasar por una persona o empresa de confianza en una aparente comunicación oficial electrónica, por lo común un correo electrónico, o algún sistema de mensajería instantánea o incluso utilizando también llamadas telefónicas.

Dado el creciente número de denuncias de incidentes relacionados con el phishing se requieren métodos adicionales de protección. Se han realizado intentos con leyes que castigan la práctica, campañas para prevenir a los usuarios y con la aplicación de medidas técnicas a los programas.

El término phishing proviene de la palabra pez en inglés en inglés "fishing" (pesca) haciendo alusión al acto de pescar usuarios mediante señuelos cada vez más sofisticados, y de este modo obtener información financiera y contraseñas. Quien lo practica es conocido con el nombre de phisher.

También se dice que el término "phishing" es la contracción de "password harvesting fishing" (cosecha y pesca de contraseñas), aunque esto probablemente es un acrónimo retroactivo.

Son posibles traducciones apropiadas en español los términos anzuelo o estafa electrónica.

La primera mención del término phishing data de enero de 1996 en grupo de noticias de hackers alt.2600, aunque el término apareció tempranamente en la edición impresa del boletín de noticias hacker "2600 Magazine". El término phishing fue adoptado por crackers que intentaban "pescar" cuentas de miembros de AOL; ph es comúnmente utilizado por hackers para sustituir la f, como raíz de la antigua forma de hacking conocida como "phone phreaking". 

Los daños causados por el phishing oscilan entre la pérdida del acceso al correo electrónico a pérdidas económicas sustanciales. Este tipo de robo de identidad se está haciendo cada vez más popular por la facilidad con que personas confiadas normalmente revelan información personal a los phishers, incluyendo números de tarjetas de crédito y números de seguridad social. Una vez esta información es adquirida, los phishers pueden usar datos personales para crear cuentas falsas utilizando el nombre de la víctima, gastar el crédito de la víctima, o incluso impedir a las víctimas acceder a sus propias cuentas.

 





Te puede interesar
Este sitio usa imágenes de Depositphotos