Canciones para dedicar por el Día de la Madre

Canciones de todos los estilos para dedicar por el Día de la Madre.


Lectura .
Anterior Siguiente

canciones

Los Versos para mi Madre - Julio Jaramillo

Mi madre es un poema 
de blanca cabellera, 
que tiene a flor de labios 
un gesto de perdón. 

Cuando tras larga ausencia regreso 
ella me espera, 
me abraza como a un niño, 
me besa con pasión. 

Mi madre es pequeñita 
igual que una violeta, 
lo dulce esta en su alma, 
el llanto en el adios. 

Es dueña de mis sueños, 
aunque no soy poeta, 
los versos a mi madre 
me los inspira Dios. 

Que linda que es mi madre 
que suerte es tenerla y 
que dichoso al verla 
feliz en el hogar 

Radiante de alegría 
al lado de sus hijos 
cuidando sus nietitos 
que santa que es mi madre, 
Bendícela, si, bendícela Señor. 

Mi madre es una rosa 
de pétalos ajados 
que guarda su perfume 
muy junto al corazón. 

Viviendo nuestra angustia 
no se lo que ha llorado 
por eso al mencionarla 
me embargo de emoción. 

Mi madre es como un cromo 
de mágica paleta 
Canción dolor ternura 
de todo hay en su voz 

Es dueña de mis sueños, 
aunque no soy poeta, 
los versos a mi madre 
me los inspira Dios. 

Que linda que es mi madre 
que suerte es tenerla y 
que dichoso al verla 
feliz en el hogar

 

Amor Eterno - Juan Gabriel

Tú eres la tristeza de mis ojos, que lloran en silencio por tu adiós, me miro en el espejo y veo en mi rostro, el tiempo que he sufrido por tu adiós, obligo que te olvido en el pensamiento, pues, siempre estoy pensando en el ayer, prefiero estar dormido que despierto, de tanto que me duele que no estés.

Como quisiera, ay, que tú vivieras, que tus ojitos jamás se hubieran, cerrado nunca y estar mirándolos, qmor eterno, e inolvidable, tarde o temprano estaré contigo, para seguir, amándolos.

Yo he sufrido tanto por tu ausencia, desde ese día hasta hoy, no soy feliz, y aunque tengo tranquila mi conciencia, sé que pude haber yo hecho más por ti, oscura soledad estoy viviendo, la misma soledad de tu sepulcro, tú eres el amor de cual yo tengo, el más triste recuerdo de Acapulco.

 

La Sonrisa de Mamá - Palito Ortega

Esa flor que está naciendo, ese sol que brilla más, todo eso se parece, a la sonrisa de mamá, esa rosa que despierta, ese río que se va, todo eso se parece, a la sonrisa de mamá, la dulzura de tus ojos, tu mirada, tu candor, la sonrisa, la ternura de tu voz.
Tu palabra es el ejemplo, es el remanso del amor, ella borra mi tristeza, mi dolor.
Me contagio de alegría, cuando tú conmigo estás, porque tengo tu cariño, mi sonrisa brilla más, a tu lado tengo todo, tú eres mi felicidad, tu tristeza es la mía, y tu canto mi cantar, la la la la la lal la la la...
 

Querida Amiga (Madre) - Pimpinela

Querida amiga, tú bien sabes que a veces, a pesar de todo me siento solo, Querida amiga, esta carta que te escribo, sólo es para decirte, quiero estar contigo, aqerida amiga, a pesar de la distancia, aún conservo la fragancia de tu risa y tu alegría, querida amiga, dejaría lo que tengo, por sentir sólo un momento a tu mano en la mía, por una caricia querida amiga... madre mía...

Coro:
Madre, hoy te recuerdo más que nunca, y mi corazón de busca, madre, te quiero hacer tantas preguntas, nada es fácil sin tu ayuda, madre, porque que tu vida fue mi vida, ese punto de llegada y de partida.. madre, porque serás mientras yo viva 
El amor que no se olvida, madre, porque a mi lado has sufrido, cuando me has visto vencido, madre, es tanto lo que yo te debo, y nunca te he dicho te quiero... 

Querida amiga, he tardado tanto tiempo, en decirte lo que siento por pensar sólo en mi vida, 
Joaquín: Querida amiga, cambiaría lo que tengo, por estar sólo un momento a tu lado en este día, por una palabra querida amiga, madre mía ...

Coro.

 

Cabellos Blancos - Carmencita Lara

Cabellos blancos lo de mi madre, hilos de plata sagrados son, sus tersas manos me acariciaron, aquella tarde que me aleje, sus ojos tristes ay me miraban, cuando partía del dulce hogar, barrio querido barrio del alma, cuida a mi madre que volveré. 

Hoy que estoy tan triste, quiero a mi madre juntito estar, pero no puedo estoy tan lejos 
solo me queda solo llorar (bis).

Amor de Madre - Víctor Manuelle

Fue la primera voz q susurró mi nombre, fue la primera mano que rozó mi piel, percibí su ternura, aún estando en su vientre, sabía que me amaba antes de nacer. 

Con espera y paciencia cuidaba mis brazos, y dejó de ser ella para ser para mí, mi dolor se calmaba si estaba en sus brazos, me abrigaba en su pecho y me hacía dormir. 

Y ahora que ha pasado el tiempo y que he vivido tanto, es que puedo entender, que he tenido mil amores, y nada compara con esa mujer. 

Coro 
Amor de madre, que no guarda rencor, que no olvida, que daría su alma y su vida 
sin duda ninguna, tan solo por mí. 

Amor de madre, el que sufre cuando estoy sufriendo, el que sabe lo que estoy sintiendo, 
el más puro que pueda existir, hoy quiero que escuches algo que quiero decir... 
que mi canto es para ti.

Hoy te veo cansada, talvez por los años, hoy yo veo en tus ojos que aún crees en amor, y si hago algo malo, nunca falta un regaño, para ti soy un niño que nunca creció. 

Y ahora que ha pasado el tiempo y que he vivido tanto, es que puedo entender, que he tenido mil amores, y nada compara con esa mujer. 

Repetir Coro.
 

Lo Siento - Laura Pausini

Mamá, he soñado que llamabas a mi puerta, un poco tensa y con la gafas empañadas, querías verme bien y fue la vez primera, sentía que sabías como te añoraba. 
Y me abrazaste mientras te maravillabas, de que aguantara triste y casi sin aliento, hace ya tanto que no estamos abrazadas. 
y en el silencio me dijiste...¡lo siento!. 
Pero ha bastado un ruido para despertarme, para llorar y para hacer que regresara a aquellos días que de niña me cuidabas donde en verano cielo y playa se juntaban. 
Mientras con mi muñeca vieja te escuchaba los cuentos que tú cada noche me contabas y cuando más pequeña tú me acurrucabas y adormecida en tu regazo yo soñaba. 
Pero a los dieciséis sentí como cambiaba, y como soy realmente ahora me veía, y me sentí tan sola y tan desesperada porque yo no era ya la hija que quería. 
Y fue el final así de nuestra confianza de las pequeñas charlas que ayudaban tanto, yo me escondí tras una gélida impaciencia, y tú deseaste el hijo que se te ha negado. Y me pasaba el día sin volver a casa, no soportaba tus sermones para nada, y comencé a volverme yo también celosa, porque eras casi inalcanzable, tan hermosa. 
Y abandoné mi sueño a falta de equipaje, mi corazón al mar tiré en una vasija, perdí hasta la memoria por falta de coraje, porque me avergonzaba tanto ser tu hija. 
No, no, no, no, no. 
Mas no llamaste tú a mi puerta, inútilmente tuve un sueño que no puede realizarse, mi pensamiento está tan lleno del presente que mi orgullo no me deja perdonarme. Mas si llamases a mi puerta en otro sueño, no lograría pronunciar una palabra, me mirarías con tu gesto tan severo y yo me sentiría cada vez más sola. 
Por eso estoy en esta carta tan confusa, para contar algo de paz en lo que pienso, no para reclamarte ni pedirte excusas, es solo para decirte, mamá...¡lo siento!. 
Y no es verdad que yo me sienta avergonzada, son nuestra almas tan igual, tan parecidas 
esperaré pacientemente aquí sentada, te quiero tanto mamá...escríbeme...tu hija.

 

El origen de los fundamentos - Daniel F

Ella abrió la puerta y al fin me pude mostrar, todavía mojado, un tanto impreciso y jaloneado, 
tal vez será un maestro, un doctor muy diestro o policía, todo sea si el destino me deja asomar.

Paso a paso fui por un mundo extraño y nublado, sin perder lo extraviado, todo de cabeza y atado, tal vez será un señor de gran soltura, alguien para esta era o para ninguna, todo sea si el destino me deja asomar...

Ella me enseñó a oír el silencio, a dibujar en el cielo un corazón, y sus historias bordadas en llanto, en esas noches de invierno feroz, ella me enseñó a decir las verdades, y a no cubrirlas en el lodazal, a no perder la ilusión de ese niño, y a perseguir a la estrella fugaz. 


Esto que se hoy hubiera querido saberlo ese día, eso que aprendí con los años lo hubiera tenido ayer, no naufragaría en la puerta cuando esta tocó mi día, no me deslizaría cuesta abajo en mi piel...

Ella me enseñó a no perder el camino, a no mendigar ni una sombra o una luz, entre esas estrellas que cuelgan del fuego, entre la mirada y el roce'e su voz...

Tal vez sea un pintor o un sepulturero entero, tal vez sea cura o enfermedad, bueno para nada o nada para todo bueno, todo sea si el destino no te intenta domar. 

Ella me enseñó a oír las estrellas, y en esa quietud encontrar un corazón, a dibujar la cautela en mis pasos, tocar la noche desde mi balcón.

Yo nunca le supe contar cosa alguna, ni le agradecí o le di una flor, no estuve a su lado esos días tan tristes, y ahora le hago esta pobre canción...

 

 




Te puede interesar
Este sitio usa imágenes de Depositphotos