Los miedos y temores sexuales

Los miedos sexuales son normales en la pareja a la hora de vivir la intimidad. Existen muchos temores, que van desde el terror de no tener una erección, hasta la común fobia al compromiso.

Temas | Sexualidad


Hay que tener claro que pese a la preocupación o nerviosismo que se siente, la relación sexual provoca una increíble sensación de placer, por el que vale la pena tomar ciertos riesgos.

Estos miedos generan situaciones de angustia que impiden hacer el amor con plena satisfacción, con la alegría y libertad que se debería realizar.

Esto se debe a la presencia de mitos sexuales irracionales que son un obstáculo en el camino hacia el acto sexual pleno, completo y satisfactorio.

¿Cuáles son esos miedos sexuales?

  • El más común es el que sufren los hombres, quienes piensan que no lograrán una erección durante el acto sexual. Nadie vivirá esta terrible experiencia si mantiene la angustia en ello constantemente.
  • Otro miedo muy constante es el de ser eyaculador precoz, algo al que los hombres tienen mucho pánico. Esto, lo frustra no solo a él, sino también a ella. El hombre ve cuestionada su virilidad y capacidad de ser un buen amante. La causa de la eyaculación precoz es psicológica, por lo que controlando la mente, se puede controlar también la precocidad.
  • Un temor también es el de sentir  vergüenza de mostrar el cuerpo desnudo y que a la pareja no le guste lo que ve. Esto es un miedo reflejado en las mujeres. El cuerpo humano es un instrumento de placer, y se debe de aceptar tal y como es, cuidarlo y no avergonzace de él. Un buena autoestima siempre es buen en la intimidad.
  • El miedo al fracaso durante la cita es sentido por hombres y mujeres, quienes no están seguros de ser aceptados tal y como son. Este temor refleja la falta de confianza que se tiene hacia si mismos.
  • Los hombres sufren pensando en que si el tamaño del pene será bueno. Es divertido de momento, pero lo que importan en realidad es la técnica sexual que utilicen.
  • En las mujeres, es muy común el miedo a sentir dolor, a sangrar u quedar embarazada. No es justo que estos temores impidan tener sexo, pues con educación y los respectivos cuidados, estos pánicos dejarán de existir. Entender como funciona el cuerpo y utilizar un método anticonceptivo seguro es suficiente.
  • Un temor típico es el miedo a envejecer, pues se tiene el pensamiento de que luedo de la andropausía y la menopausia, el apetito sexual se extingue y la capacidad de sentir y dar placer es algo que pertenece al pasado. La sexualidad es parte de la vida de uno hasta el momento de su muerte. Durante la juventud y la adultez, el ser humano tiene más energía que le ayudan en su capacidad sexual. Pasados los años, se puede y se tiene que seguir viviendo la sexualidad porque en la vejez, sigue existiendo el deseo sexual y no sería justo dejarlo de lado.

El sentir miedo a las relaciones sexuales es muy frecuente y causa muchas disfunciones sexuales de tipo situacional, que crean sentimientos de vergüenza, angustia y frustración en quienes la padecen. Por tal motivo, la práctica, la comunicación, la comprensión y en especial la educación sexual, son factores básicos para evitar las dudas que opacan nuestra sexualidad.