Y cantaba una alondra del prado

Susurró el niño –Dios, háblame.- Y cantó una alondra del prado. El niño no lo oyó.

Anterior Siguiente

 

Entonces grito el niño: –¡Dios, háblame!- Y los truenos retumbaron en el cielo.

Pero el niño no escucho.

El niño miró a su alrededor y dijo - Dios, deja que te vea.- Y una estrella brilló más que las demás.

Pero el niño no se dio cuenta.

Y el niño gritó: - ¡Dios, muéstrame un milagro!- Y una vida nació pero el niño no se enteró.

Entonces el niño dio un llanto de desesperación,  ¡Tócame, o Dios, y muéstrame que estas aquí!  Con lo cual Dios se estiró y tocó al niño.

Pero el niño espantó la mariposa  Y se fue ignorante.





Te puede interesar
Este sitio usa imágenes de Depositphotos