Alarma de incendio

Una alarma de incendio es un dispositivo que detecta el humo y el aumento de temperatura y emite un sonido estridente para alertar a las personas de la presencia de llamas o el inicio de un incendio.



 

Una alarma de incendio es un dispositivo electrónico, electroacústico o electromecánico que detecta el humo y aumentos de temperatura y emite un sonido estridente para alertar a las personas de la presencia de llamas o desarrollo inicial de un incendio lo que conduce a la evacuación del lugar y que el personal designado maneje la emergencia.

Algunas alarmas poseen un sistema de luces estroboscópicas lo que aumenta su notoriedad, útil para alertar personas con problemas de audición. En algunos países se usa además una grabación hablada para que se realice la evacuación.

Generalmente el panel de control de las alarmas que está interconectado con detectores de humo y campanas y bocinas, utiliza la energía eléctrica del lugar pero también cuenta con un sistema de emergencia, en caso, ocurra un corte del fluido eléctrico.

Existen tres tipos de detectores que utilizan las alarmas de incendios:

  • Detectores de ionización: Crean una capa de ionización y al mezclarse con el humo del incendio el dispositivo emite una alerta sonora. Son más efectivos cuando se presentan fuegos pequeños.
  • Detector térmico: Reaccionan al percibir el calor del  fuego.
  • Detector fotoeléctrico: Detecta la variación de la luz que hay durante la acumulación del humo.