Orden jerárquico de la Iglesia Adventista del Séptimo Día

La Iglesia Adventista del Séptimo Día es una denominación cristiana surgida a mediados del siglo XIX en los Estados Unidos, y establecida formalmente en 1863, que se distinguen por la observancia del sábado como día de reposo y la inminente segunda venida de Jesucristo.



Actualmente, la Iglesia Adventista cuenta con más de 20 millones de miembros, está presente de manera misionera en más de 200 países y territorios de diversa cultura y etnia, administrando escuelas, universidades, hospitales, clínicas, institutos y casa editoriales en todo el mundo además de tener una ONG conocida como ADRA (Agencia Adventista de Desarrollo y Recursos Asistenciales)

Cabe precisar que La Iglesia Adventista del Séptimo Día está organizada con una estructura jerárquica bien definida, que concede poderes y responsabilidades a representantes y oficiales.

Son cinco niveles los que definen la estructura de la Iglesia, desde el creyente individual hasta la organización mundial. Esta denominación se rige de manera democrática, es decir, se eligen a sus miembros por cada periodo de tiempo, y bajo la inspiración del Espíritu Santo.

Refiriéndonos al aspecto organizacional y jerárquico, la Iglesia Adventista está compuesta de la siguiente manera:

  • La Asociación General de los Adventistas del Séptimo Día: es la unidad que incluye a toda la organización, y está conformada por todas las divisiones de todo el mundo. Las Divisiones son secciones de la Asociación General, con responsabilidad administrativa atribuida para determinadas áreas geográficas.
  • Las Divisiones: Son aquellas que se componen de Uniones, con responsabilidad administrativa para áreas geográficas específicas, que abarcan normalmente continentes enteros o grande parte de ellos.
  • Las Uniones: Están conformadas por las asociaciones y/o misiones de los campos dentro de un territorio más amplio.
  • Las Asociaciones / Misiones: es un cuerpo organizado y conformado por las iglesias de un estado, provincia o territorio local.
  • La Iglesia Local: Es un cuerpo organizado por los creyentes individuales

Cada nivel tiene un proceso democrático de formación y elección, donde las iglesias locales eligen a sus delegados o representantes cada uno o dos años. Estas mismas Iglesias eligen delegados para las elecciones de los dirigentes en las Misiones y Asociaciones cada cuatro años y en las Uniones, Divisiones y la Asociación General, cada cinco años.

Dentro de estos cinco niveles en la Iglesia Adventista, operan varias Instituciones en todo el mundo, atendiendo a las comunidades con los servicios más diversificados posibles, procurando siempre mejorar la calidad de vida de las personas, sea en educación, salud, y otras áreas afines que son prioridad.

Ps. Ted Wilson - Presidente de la Asociación General de la IASD

Desempeño y funcionamiento de la Organización:

El máximo nivel administrativo corresponde a la Asociación General, ubicada en Washington; integrada por el presidente y por un Consejo ejecutivo elegido cada 5 años. Tienen dividida la tierra en 12 Divisiones, que se subdividen en Uniones, éstas en Asociaciones o Misiones, que a su vez se componen de varias congregaciones o comunidades locales.

Las congregaciones o comunidades locales son dirigidas por los pastores (designados a cada comunidad o zona), los ancianos de iglesia, los diáconos y las diaconisas, y los directores de los departamentos que conforman el consejo o junta de la iglesia local.

Los líderes o autoridades son elegidos por sus propias comunidades de entre los que tienen más categoría o antigüedad (los ancianos, diáconos y directores de áreas o departamentos) o con cierta preparación (los pastores, aunque estos son elegidos por las Uniones en su Conferencia o Congreso General).

El gobierno supremo compete a los congresos quinquenales en los que delegados elegidos democráticamente se definen sobre todos los asuntos puestos en cuestión, tanto administrativos como doctrinales. En las congregaciones locales cada año o dos años se eligen democráticamente a los dirigentes, y no sólo existe el derecho individual al voto, sino incluso al veto, tal como lo específica en el Manual de la Iglesia.

Los dirigentes locales cada 4 años como promedio (puede variar de un lugar a otro), eligen delegados que en congreso libre y abierto eligen democráticamente a los dirigentes de la Misión, Asociación o Unión.

Estos a su vez eligen a los dirigentes de los niveles superiores: División (la Euroafricana, a la que pertenece España, tiene su sede en Berna, Suiza) y la Asociación General.

Los dirigentes son "administradores", pero carecen de prerrogativas para definir todo lo que se refiere a fe y costumbres, pues únicamente es prerrogativa del congreso de la Asociación General en su reunión quinquenal, donde todos los estamentos eclesiásticos (administradores, pastores. editores, redactores, colportores), e incluidos los laicos, tienen voz y voto.

El derecho al veto consiste en que cuando una comisión presenta cualquier propuesta a la asamblea de la iglesia local constituida por todos los bautizados, un solo participante que lo solicite puede hacer que la propuesta tenga que ser reconsiderada. Si la comisión mantiene su propuesta, entonces se somete a votación y se adopta el criterio mayoritario.

 

Fuente: www.adventistas.org