La Botanomancia o Adivinación mediante Plantas

Esta forma de adivinación consiste en el uso de las plantas de innumerables maneras. Desde tiempos antiguos también se recurrieron a las plantas para obtener las predicciones del futuro.


 

 

 

 
De acuerdo a las versiones de los practicantes de este tipo de adivinación, las plantas son seres vivientes que tienen vinculos más cercanos con lo espiritual y estrecha relación con los seres humanos, que otras herramientas de pronóstico, es por eso que poseén la habilidad de predecir con exactitud.
 
Asimismo, manifiestan que las plantas se las coloca debajo de la almohada para provocar sueños proféticos; se les planta y se observa su crecimiento; se les usa como péndulos; y se arrojan al agua, aire o fuego. Las plantas que inesperadamente se encuentran son responsables de una amplia gama de augurios, especialmente los relativos al clima. 
 
Algunas plantas tienen usos y particularidades que llaman mucho la atención.
 
MÉTODO GENERAL DE ADIVINACIÓN CON LAS PLANTAS
 
Los practicantes de este tipo de adivinación, recomiendan lo siguiente: 
 
Llene cinco macetas con el mismo tipo de tierra. Plante una semilla de la misma clase de flor en cada una, el mismo día y a la misma hora. Asegúrese de que tienen la misma exposición al Sol. Para obtener mejores resultados, hágalo durante un día de Luna llena.
 
En un trocito de cinta adhesiva escriba un futuro esperado, y péguela en un lado de una maceta. Continúe hasta que las cinco macetas han sido designadas con cinco diferentes futuros.
 
También se pueden usar pequeñas etiquetas pegadas a palos o varitas enterrados cerca de los lados de la maceta. Riegúelas como corresponda. La semilla que germine primero determina el evento que tiene mayores probabilidades de ocurrir en un futuro cercano.
 
EL MÉTODO CON LA MANZANA
 
Usando un cuchillo de plata, monde una manzana de modo que la cascara quede en una sola tira. Si la cascara se rompe mientras lo hace, inténtelo de nuevo más tarde... y cómase la manzana.
 
Cuando lo haya logrado, formule su pregunta y lance la cascara por encima de su hombro izquierdo. Producirá una figura en el piso detrás de usted. Si esta forma no es una O ni una U, la respuesta es sí.
 
Otra adivinación con manzanas consiste en encontrar una manzana que conserve el tallo. Formule su pregunta. Sostenga la manzana en la maní) izquierda y, con la derecha, comience a dar vueltas al tallo. Con cada vuelta, diga sí o no. La palabra que pronuncie cuando el tallo se desprenda  (o inmediatamente antes de que ocurra) significa la respuesta a su pregunta.
 
EL MÉTODO CON LA MARGARITA
 
Ésta es quizás la más conocida de todas las adivinaciones con plantas. Como probablemente sabrá, consiste en arrancar cada pétalo de la margarita mientras se dice "me quiere, no me quiere". La frase que se dice justo al arrancar el último pétalo revela la verdad. Se puede usar cualquier flor similar a la margarita.
 
Una segunda forma de adivinación con margaritas no se limita a cuestiones amorosas. Formule una pregunta binaria. Al arrancar cada pétalo, diga sí o no. La respuesta se da al caer el último pétalo.
 
Este tipo de procedimiento representa una germina forma de adivinación, cuya efectividad se ha comprobado durante muchos siglos de práctica. Sin embargo, hoy en día probablemente pocas personas  (especialmente los niños, pues constituye un juego habitual para ellos) perciben la gran antigüedad de esta técnica.
 
EL MÉTODO CON EL DIENTE DE LEÓN
 
Utilice esta herramienta para descubrir si un deseo se volverá realidad y qué tan pronto. Encuentre un diente de león que ya tenga semillas. Pregunte si un deseo suyo se cumplirá. Sople con fuerza. SÍ todas las semillas vuelan, su deseo será satisfecho muy pronto; si quedan algunas, se necesitará un poco de tiempo para que ocurra. Si quedan muchas semillas, su deseo no se materializará.
 
Un método alternativo consiste en pensar en su marido, esposa o compañero mientras sopla un diente de león. Si todas las semillas vuelan de inmediato, la relación es estable. Si no, podría haber problemas fraguándose.
 
Un tercer método: sople las semillas aladas. Si caen inmediatamente al piso, la respuesta es no; si flotan con el viento, sí.
 
EL MÉTODO MEDIANTE HOJAS O SICOMANCIA
 
La sicomancia o adivinación con hojas antaño se practicaba únicamente con las hojas de la higuera. No obstante, hoy en día se pueden utilizar hojas de cualquier tipo de árbol si son lo bastante grandes para nuestros propósitos. Encuentre una hoja apropiada. Escriba una pregunta en ella. Póngala en un sitio seguro. Si se marchita y seca rápidamente, los prospectos no son agradables. Sin embargo, si permanece fresca y se reseca lentamente, los signos son favorables.
 
Una práctica relacionada consiste en acostarse debajo de un árbol y escuchar el sonido del viento que se mueve por entre las hojas para producir profecías.
 
Alternativamente, siéntese debajo de un árbol grande y frondoso cuando el Sol brilla, el cielo está claro y la brisa refresca el aire. Coloqúese de cara al oeste para descubrir el pasado, hacia el norte para el presente, y hacia el este para el futuro. Formule su pregunta. Observe las sombras creadas por el Sol que brilla a través de las hojas en movimiento. Busque símbolos e interprételos según su pregunta.
 
Las hojas se usan de otros modos. Para saber si el siguiente año será triste o feliz, diríjase a un árbol en otoño, mientras éste pierde sus hojas. Cada hoja que atrape en el aire vaticina una semana feliz. Una versión alternativa es pararse debajo de un manzano en la primavera y atrapar los pétalos de los fragantes botones mientras caen. Cada pétalo es signo de un mes de buena fortuna, Éste es un arte bastante difícil; las hojas y los pétalos se tuercen y bailan en el viento, y se necesitará un poco de práctica antes de que se logren resultados exitosos.
 
EL MÉTODO CON LA CEBOLLA
 
La cromniomancia es un técnica que utiliza cebollas. Es muy simple de realizar, aunque podría llevar varias semanas descubrir la respuesta. Obtenga tres cebollas frescas y redondas. Colóquelas en un lugar donde no se les toque durante algún tiempo. Nombre a la cebolla de la izquierda "sí", a la de en medio "quizás", y a la de la derecha "no". La primera que germine determina la respuesta a su pregunta. Si el germinado apunta hacia usted, se refuerza la exactitud de la respuesta.
 
EL MÉTODO CON LA ROSA
 
Se pueden utilizar tres métodos distintos de adivinación utilizando rosas. El primero, conocido como felo-doromancia, consiste en colocar un pétalo fresco en la palma de su mano izquierda y palmearlo vigorosamente con la derecha. Si esto produce un sonido fuerte, los signos son favorables o la respuesta es sí; si el sonido es tenue, se pronostica lo contrario. Esta práctica encuentra su origen en la antigua Grecia.
 
Alternativamente, obtenga tres rosas frescas. Coloque-las en tres floreros sin agua. Nombre a la rosa de la izquierda "sí", a la de en medio no le dé ninguna respuesta, y a la de la derecha "no". La flor que permanezca fresca después de que las otra dos se hayan marchitado revela el resultado. Obsérvelas varias veces al día para determinar su progreso.
 
Finalmente, un oráculo de amor con rosas: llene un recipiente con agua de rosas o, si no obtiene esta sustancia un tanto cara, con agua simple. Corte tres hojas de un rosal. Dé a cada una el nombre de una persona con la que desee involucrarse, pero con las que usted encuentre dificultades para decidirse. Coloque las hojas sobre la superficie del agua de rosas. La hoja que flote por el mayor tiempo indica la elección favorecida.
 
EL AUGURIO CON PLANTAS
 
Observar las plantas para obtener augurios del futuro se vuelve cada vez más difícil. Ya no hay praderas y llanuras a un paso de los pueblos. En general, los parques están bien cuidados, y las plantas silvestres son segadas escrupulosamente. Algunas de ellas logran emerger entre las grietas del concreto, pero pocas son lo bastante resistentes para sobrevivir estas duras condiciones de crecimiento.
 
Esto era muy distinto en el pasado, La mayoría de los viajes se hacía a píe o a caballo. Por diversión, regocijo o simplemente para pasar el rato, los viajeros observaban el mundo natural que los rodeaba. Una de las maravillas que buscaban era la repentina e inesperada aparición de plantas. En general, la primera planta de un tipo específico que se veía en primavera se consideraba una predicción de buena fortuna.
 
Algunas plantas específicas y sus significados adivinatorios se exponen a continuación:
 
  • Abeto: Verlo en un lugar inusual es signo de desgracias y retos futuros.
  • Acebo: Buena suerte.
  • Áloe: Ver florecer esta planta común —-lo que ocurre raras veces—- es un augurio de buena fortuna.
  • Amapola: Mal agüero.
  • Azucena: Celibato.
  • Glicina: Floreciente y vista inesperadamente, es un augurio de que su amor es fiel, o de que su pareja está pensando en usted en ese momento.
  • Heno: Ver una paca de heno fresco es un signo positivo.
  • Laurel: Paz y buena voluntad.
  • Lila: Encontrar una extraña lila de cinco pétalos es un augurio de una gran suerte. Esto es altamente inusual, pero ocurre.
  • Mirto: Verlo florecer es una señal de buena fortuna. Muérdago. Misterios.
  • Narciso: Aunque se considera infortunado ver el primer narciso en primavera, el observador, de un modo un tanto curioso, ganará "más oro que plata" durante el año venidero.
  • Ortiga: Se avecinan retos.
  • Rosa: Ver la flor es augurio de amor.
  • Trébol de cuatro hojas: Es el signo casi universal de la buena suerte.