Los morfemas

Este elemento es la unidad significativa y gramatical mínima de análisis morfológico capaz de expresar significado, ya que no puede ser descompuesto en signos morfológicos menores.



 
En nuestro idioma, se considera que más adecuado es emplear el aspecto gramatical, dentro de la definición del morfema, porque no siempre se atribuye un significado determinado a las unidades mínimas obtenidas en el análisis formal de la palabra. 
 
También al morfema se le conoce con el término "monema", con el fin de designar y distinguir tanto a los "lexemas", como a los propios "morfemas", aunque también se emplea el mismo término "morfema", para designar a cualquier tipo de monema, sea dependiente o no dependiente.
 
Los morfemas se constituyen como partes variables de las palabras, que tienen valor gramatical pues aparecen siempre asociados a los lexemas con valor semántico.
 
Las propiedades de los morfemas son:
 
  • Todas las palabras están formadas por morfemas.
  • Los morfemas no pueden descomponerse en elementos menores con significado.
  • Un mismo morfema puede formar parte de distintas palabras, aunque su significación o función es siempre la misma.
  • Un mismo morfema puede realizarse en formas fonéticas diferentes. Estas realizaciones de un mismo morfema se llaman alomorfos.
 
Los morfemas se clasifican, de manera informal, en varios tipos: morfemas léxicos o lexemas, morfemas gramaticales, que a suvez se clasifican en derivativos y flexivos. De manera formal se clasifican en morfemas independientes o clícitos y morfemas dependientes o ligados. 
 
1.-Morfemas independientes o clíticos
 
Estos morfemas admiten un cierto grado de independencia fonológica del lexema. Los Morfemas Independientes admiten la inserción entre ellos y los lexemas de otros morfemas y palabras.
 
Ejemplo: 
 
El pronombre personal "se": (cuíd)-(e)-(se) / (cuíd)-(e)-(n)-(se).
 
2.-Morfemas dependientes o ligados
 
Son aquellos morfemas que van fusionados o unidos a otro monema de manera que puedan completar su significado. Existen dos clases:
 
Derivativos
 
Estos Morfemas son facultativos, es decir, añaden algunos matices al significado de los lexemas. Los Morfemas derivativos se pueden clasificar según:
 
  • Prefijos: son aquellos Morfemas que cambian el significado de la palabra situándose antes del lexema. Suelen tener origen latino y griego.
 
Ejemplo: El prefijo de origen latín Pre: (pre)-(de)-(cir) / (pre)-(di)-(cho).
 
  • Sufijos: son aquellos Morfemas que cambian el significado de la palabra situándose después del lexema. 
 
Ejemplo: pan-ad-(ería)
 
  • Infijos: son aquellos morfemas que no tienen contenido semántico ya que carecen de ninguna función gramatical ni significativa). Los Infijos sirven para unir lexemas y sufijos en casos de cacofonía.
 
  • Interfijos: los interfijos no son morfemas con significado gramatical. Consisten en alargamientos para evitar hiatos o para distinguir entre palabras de significado distinto. Existen dos tipos:
 
  • Interfijo Antihiático: son aquellos interfijos que sirven para evitar la formación de hjatos. 
 
Ejemplo: Cafe-c-ito en lugar de cafe-ito que produciría un hiato.
 
  • Interfijo Diferencial: son aquellos interfijos que se forman para distinguir entre palabras de significado diferente. 
 
Ejemplo: (carn)-(ic)-(ero) para diferenciarlo de carnero
 
Flexivos
 
Estos morfemas son constitutivos, es decir, señalan las relaciones gramaticales y sus accidentes entre los diferentes agentes de una acción verbal o una expresión nominal.Este tipo de morfemas se encargan de marcar en el nombre y el adjetivo, el género y el número; y en el verbo, indican tiempo gramatical, modo, persona, número, lugar.
 
Ejemplo: león-(a):leona; león-(as):leonas; león-(es): leones.