Reconocer a los países árabes

Los medios de comunicación confunden en algunas oportunidades el uso del adjetivo árabe, aplicado a países a los que no cabe atribuir ese carácter.



 

Es incorrecto llamar 'árabes' países como Afganistán, Albania, Azerbaiyán, Bangladés, el Chad, Indonesia, Irán, Pakistán o Turquía, aunque sus poblaciones profesen mayoritariamente la fe musulmana.

Habitualmente, se considera que los países a los que cabe aplicar el adjetivo árabe (aunque en algunos de ellos la lengua árabe no sea la mayoritaria) son los que forman parte de la Liga Árabe: Arabia Saudí, Argelia, Barhéin, las Comoras, Egipto, los Emiratos Árabes Unidos, Irak, Jordania, Kuwait, Líbano, Libia, Marruecos (y el Sáhara Occidental, anexionado por Marruecos), Mauritania, Omán, Palestina, Qatar, Siria, Somalia, Sudán, Túnez, Yemen y Yibuti.

Se recomienda por lo tanto utilizar la expresión país árabe únicamente para referirse a estos, y evitarla en todos los demás casos.