La Liga de Campeones

La Liga de Campeones de la UEFA, actualmente conocida como Champions League, es el torneo de fútbol más importante a nivel de Europa organizado por la Unión Europea de las Asociaciones Nacionales.


La primera edición de este prestigioso certamen se disputó en 1956 bajo el nombre de Copa de Campeones de Europa. Los primeros torneos fueron impulsados por el diario francés L\'Equipe junto al presidente del Real Madrid Santiago Bernabéu.

Real Madrid dominó y conquisto los cinco primeros títulos de manera consecutiva. Desde 1956 hasta 1960, el equipo madrileño derrotó en las respectivas finales a Stade de Reims (2), Fiorentina, Milán y Eintracht Franckfurt.

Recién en 1961, hubo un nuevo campeón. El Benfica de Portugal obtuvo la Copa a costa del Barcelona, sumando otro título un año después, esta vez derrotando al Real Madrid. Posteriormente, el fútbol italiano inscribió su nombre entre los ganadores debido a los éxitos del Milán (1963) e Inter (1964-65).

Finalizando los 60, el Reino Unido inscribió a dos campeones: Celtic Glasgow en 1967 y Manchester United en 1968. Un año después, el Milán logró su segundo trofeo derrotando al Ajax de Holanda.

Precisamente, Holanda dominó Europa en los inicios de la década del 70. Feyenoord en una oportunidad y Ajax en las siguientes tres, lograron levantar la Copa. En 1974, 1975 y 1976, el Bayern Munich dominó el continente en finales ganadas con suma autoridad.

Desde 1977 hasta 1982, el fútbol inglés dominó el continente. Tres de ellos los obtuvo el Liverpool, dos el Nottingham Forest y uno el Aston Villa.

La final de la temporada 1982/83 no contó con la presencia de equipos ingleses luego de seis años. En aquella oportunidad, el Hamburgo se transformó en el segundo equipo alemán en levantar el trofeo al derrotar en la final a la Juventus.

Liverpool volvió a ganar en la temporada 1983/84. Un año después, se encontró en la final con la Juventus en la trágica final provocada por una avalancha de hooligans ingleses  que provocó el derrumbe de una de las paredes del Estadio de Heysel, en Bruselas. La Tragedia de Heysel, como se conoce a ese desafortunado suceso, supuso la expulsión de los clubes ingleses  de las competiciones europeas durante cinco años, y al Liverpool FC durante 10 años, aunque al final solo estuvo seis años sin poder participar en Europa.

En la temporada 1985/86  se enfrentaron en la final  el Steaua de Bucarest, equipo que llegaba por primera vez a una final, y el FC Barcelona, club que nunca había ganado la Copa de Europa. La final se jugó en el Estadio Ramón Sánchez Pizjuán  de Sevilla. El título cayó en manos del equipo rumano en la tanda de penales, en la que el portero rumano Helmuth Duckadam estableció un récord histórico al detener 4 lanzamientos de penales seguidos.

Los dos siguientes años tuvieron dos inesperados campeones: el FC Porto, que venció en la final del Praterstadion de Viena al Bayern de Múnich en un partido en el que el conjunto alemán era favorito y en el que lo más destacable fue el gol de tacón del argelino Rabah Madjer; y el PSV Eindhoven, que venció en la final de 1988 al SL Benfica en la tanda de penales en la que fue la cuarta de las cinco finales perdidas por el equipo lisboeta. La final se disputó en el Neckarstadion de Stuttgart.

En 1989 y 1990, el Milán se coronó campeón luego de vencer en la final al Steaua Bucarest y Benfica respectivamente.

Al año siguiente se proclamó campeón el Estrella Roja de Belgrado, ganando su primera Copa de Europa en el Estadio San Nicola de Bari. El conjunto serbio (yugoslavo por aquel entonces) derrotó en la final al Olympique de Marsella en la tanda de penaltis  tras un empate a cero.

En 1992  el FC Barcelona se llevó por primera vez el trofeo al imponerse al Sampdoria por un gol a cero en el Estadio de Wembley. El tanto fue marcado por Ronald Koeman de tiro libre en el minuto 111.

En la temporada 1992/93, la Copa de Europa pasó a ser Liga de Campeones. El Olympique de Marsella logró el primer y único equipo francés en lograr el trofeo. Derrotó en Munich al poderoso AC Milán.

En 1994 se enfrentaron en la final el Barcelona y AC Milán. El cuadro \'Rossonero\' venció 4-0 en Atenas. Al año siguiente, en la temporada 1994/95  el AC Milan jugó su tercera final consecutiva, pero cayó ante el Ajax de Amsterdam en final disputada en Viena. El equipo holandés disputó la final de 1996, pero cayó ante la Juventus en Roma.

El equipo de Turín cayó en la final de 1997 ante el Borussia Dortmund. En 1998, el Real Madrid se coronó campeón luego de 22 años, tras vencer a la Juventus, que sumó su tercera final consecutiva.  

En 1999 se disputó una de las finales más emotivas y dramáticas. Manchester United y Bayern Munich se encontraron en Barcelona El conjunto alemán dominó durante la mayor parte del partido, obteniendo más ocasiones que su rival, pero no fue hasta el tiempo de descuento cuando el equipo inglés dio la vuelta al partido para acabar ganando 1-2 gracias a los tantos de Teddy Sheringham y Ole Gunnar Solskjær, logrando una de las mayores proezas de la historia de las finales.

En la última década, Real Madrid logró imponerse en las temporadas 2000 y 2002. Milán también obtuvo las coronas de 2003 y 2007, mientras que Barcelona se consagró en 2006 y 2009.