El origen de Salió con un Domingo 7

"Salió con un domingo 7" es una de las frases más populares y longevas en varios países de Latinoamérica, relacionada con cosas inesperadas y sorpresivas con tendencia a lo negativo y con la mala suerte. A continuación veremos cuál es su posible origen y su influencia en la actualidad.


Lectura .
Anterior Siguiente

abc


El conocido dicho "Salió con un domingo 7", tiene que ver con 'meter la pata' sin querer, decir o hacer algo inesperado, sorpresivo, que es normalmente negativo, provocando espanto, desazón o enojo en los demás sin proponérselo. 

También se define como una situación en el que alguien habría arreglado algo con una persona y que esta cambie de actitud con algo diferente a lo pactado, provocando indignación y enojo. Hay otro concepto relacionado con la mujer soltera, que sale embarazada sin que lo haya deseado.

Respecto a su origen, hay algunas versiones que por más que tengan una base común, muestran diferentes detalles.

Una de las versiones tiene que ver con una leyenda de Dinamarca y Noruega refiriéndose a un grupo de duendes que cantaban y danzaban dentro de un bosque mientras recitaban repetitivamente estos versos: “lunes uno, martes dos, miércoles tres, jueves cuatro, viernes cinco, sábado seis”. Mientras hacían esto, una joven los estaba espiando escondida tras los arbustos y ya cansada de escuchar siempre lo mismo gritó: “¡y domingo siete!”, siendo el castigo para ella un hechizo que le hicieron los duendes, dejándola embarazada.

abc

 

Otra versión está basada en una historia que tiene como protagonistas a dos amigos que se encuentran con un grupo de campesinos cantando, en vez de los duendes, ambos los interrumpieron con el domingo siete y los campesinos les dieron una tremenda paliza, dejándolos muy heridos.

Sin embargo, la versión más conocida y destacada esla que dio la escritora costarricense Carmen Lyra al escribir el cuento 'Salir con un domingo 7' , en 1920, como parte de su libro 'Los cuentos de mi tía Panchita'.

Este cuento relata sobre un hombre rico y uno pobre con güechos o bocios (se refiere a un agrandamiento anormal de la glándula tiroides) en su cuello. El hombre pobre escondido después de trabajar, observó a unas brujas cantando una canción mientras celebraban que por fin había llegado el viernes.

"Lunes y martes y miércoles tres..." repetían las brujas sin cesar, y el hombre pobre al escucharlas cantar, se animó y terminó la canción “jueves y viernes y sábado seis”, dijo. Las brujas, encantadas por la rima, premiaron al hombre pobre, le quitaron el güecho y le dieron oro. Cuando el hombre rico se enteró de esto, quiso, por avaricia, hacer lo mismo.

“Lunes y martes y miércoles seis.. jueves y viernes y sábado seis”, cantaban alegres las brujas. Aquel hombre dijo: “y domingo 7”. Su atrevimiento por arruinar la canción enfureció tanto a las brujas que lo castigaron y como purga por haber “metido la pata” le pusieron el güecho del hombre pobre.

Ha sido tanta la preferencia y el gusto de esta versión, que la adaptación de este cuento se ha hecho muy famosa en el mundo. 

En conclusión, se usa el refrán “Salió con un domingo 7”, para hacer referencia a algo inoportuno que diga una persona o a alguna situación inesperada que haga otra o que le suceda sin querer.

 





Te puede interesar
Este sitio usa imágenes de Depositphotos