El Calendario Chino

Este calendario es de tipo lunisolar, que utiliza el mes como unidad de medida. Para ajustar el calendario a la duración real del año los lunisolares añaden un mes cada tres años.


 

 
 
 

 

En China, desde el año 1911, el calendario gregoriano se utiliza para fines administrativos, sin embargo el calendario lunisolar (que se remonta a la dinastía Xia, hace unos 4.000 años) todavía se emplea para establecer las fechas de los festivales tradicionales (como los de primavera y otoño) y es utilizado, aún hoy en día, como calendario ritual.
 
Su origen se asocia con el Emperador Amarillo (Huang Di), alrededor del año 2637 a. C., cuando introdujo 5 ciclos de doce años regidos por animales distintivos: Rata, Toro, Tigre, Liebre, Dragón, Serpiente, Caballo, Oveja, Mono, Gallo, Perro y Cerdo. 
 
Las casas lunares o shǔ son cada una de las 28 constelaciones del zodiaco lunar. Dependiendo del día y hora de nacimiento de la personara correctamente las estaciones era fundamental para la agricultura, por lo cual los pueblos buscaron maneras de observar el movimiento de los astros y reflejarlo en un sistema cronológico de días completos.
 
Pasaron los siglos y hacia el año 104 a. C., por medio de sistemas de observación y de medición de las sombras proyectadas por un palo vertical (gnomon), los antiguos astrónomos chinos llegaron a estimar la duración del año en 365,2502 días, una aproximación excelente para la época. 
 
Ya sobre el año 480 de nuestra Era, el gran sabio Ju Chongzchi lo estableció en 365,2428 días, con un exceso de tan sólo 52 segundos sobre el valor vigente (365,2422).
 
Algunas singularidades de este calendario son:
 
1.-Los Ciclos: la noción del tiempo en el calendario chino es cíclica, es decir, sin un comienzo u origen. Cuatro son los ciclos principales:
 

-El Ciclo Sexagenario: de sesenta años cada uno. Consiste en la combinación de los Diez Troncos Celestes (sin correspondencia en occidente) y las Doce Ramas Terrestres (o zodíaco chino representado por doce animales). 

Cada año se identifica por la combinación de un tronco y rama, así hasta las sesenta combinaciones posibles (60 es el mínimo común múltiplo de 10 y 12). 
 
Este ciclo constituye la base del calendario y es utilizado en todas las artes adivinatorias de China.
 
-Las Tres Eras: cada ciclo de sesenta años constituye una era. Existen tres tipos: superior, media e inferior; cada una con un flujo de energía diferente.
 
-Los Nueve Ciclos: cada era se subdivide en nueve segmentos de veinte años.
 
-Los Veinticuatro Marcadores Estacionales: con dos marcadores o quincenas para cada mes.
 
El ciclo de los doce años asociado a los signos del zodiaco (atribuido al emperador Huang Ti, alrededor del año 2600 a.C.) regidos por animales distintivos: Rata, Buey, Tigre, Liebre, Dragón, Culebra, Caballo, Oveja, Mono, Gallo, Perro y Cerdo.; es más una curiosidad popular, y no responde a un método preciso de calcular el tiempo.
 
2.-Las Doce Ramas: que se utilizaban para contar, no sólo los años, sino también los doce meses del año, las doce horas dobles del día, e incluso los días mismos.
 
La convención habitual es referirse a las Doce Ramas por los números romanos, del I al XII. La Rama I representa el primer año (también el signo zodiacal animal más tardío), en este caso, año de la Rata.
 
También representa la primera hora doble del día, de la cual la media noche es el punto medio; y por tanto va desde las 11 p.m. a la 1 a.m.
 
Por razones históricas, la Rama I no representa el primer mes del año chino, sino el mes que incluye al Solsticio de Invierno, dos meses antes.
 
Los chinos han numerado constantemente los días en series de doce, en una secuencia regular, sin interrupción, durante miles de años. Por ejemplo: el primer día de 1.900 fue el Día XI, el primer día del año 2.000 fue el Día VII.
 
3.-Los Diez Troncos: aún más antigua que el recuento de las Doce Ramas es la secuencia de los Diez Troncos. Estos parecen ser los nombres de los días de una semana de diez días. 
 
Los nombres son antiquísimos, muy probablemente de una época anterior a la escritura, dado que los símbolos para los diez números aparecen entre los ejemplos más antiguos de escritura en China. 
 
Los nombres de los primeros semi-míticos emperadores chinos incluían los nombre de los troncos, lo que sugiere que o bien adoptaron los nombres de los días en que nacieron, o bien de los días en que ascendieron al trono.
 
Para representar los Diez Troncos se utilizan, convencionalmente, las cifras ordinarias, del 1 al 10.
 
Así, además de un número de Rama, cada día tiene un número de Tronco. El Tronco para el 1 de Enero de 1.900 fue el (1); y el del 1 de Enero de 2.000 fue el (5).
 
Relación entre troncos y elementos:
 
1) yang- madera - 6) yin- tierra
2) yin- madera     - 7) yang- metal
3) yang- fuego     - 8) yin- metal
4) yin- fuego         - 9) yang- agua
5) yang- tierra      - 10) yin-agua
 
Obsérvese que estas diez cifras se utilizan aquí como meramente para identificar los diez caracteres chinos conocidos como los Diez Troncos. 
 
No deben confundirse con los números matemáticos, que, según el Lo Shu, tienen un significado diferente. Pero vale la pena recordar que, tanto el Tronco (5), como el número 5 del Lo Shu, representan el elemento Tierra.
 
4.-El Año Nuevo: a diferencia del calendario occidental, donde el año tiene una longitud fija, el chino es lunar, es decir, cada mes comienza con la Luna Nueva. 
 
El año chino comienza con la segunda Luna Nueva después del Solsticio de Invierno (el día más corto en el hemisferio norte, normalmente el 21 o 22 de Diciembre) y debido a esto tiende a variar entre mediados de Enero y mediados de Febrero.
 
5.-El Año: el ciclo del año es lunar, compuesto de 12 meses equivalentes a otras tantas lunaciones, de 29 y 30 días. 
 
Para corregir el desfase con el calendario solar se intercala un mes cada dos o tres años. 
 
Cada 19 años se inserta otro mes llamado ren-ba-yue, es decir, doble agosto, en el que, según cuentan las tradiciones, es más frecuente que sucedan catástrofes.
 
La fecha de la que arranca el actual calendario chino es el año 2697 a.c. esto significa que hemos de añadir esa cifra al año que marca nuestro calendario para saber en qué año están los chinos.
 
El año empieza cuando el sol entra en Piscis; ese mes tendrá el nombre de primero del año (los nombres de los meses son ordinales, como la mayoría de los antiguos meses romanos). 
 
Siendo lunar la cultura china, celebran los novilunios y los plenilunios; y cuando añaden una lunación más al año, lo celebran con unos festejos y rituales especiales.
 
6.-El Mes: el mes utiliza dos ciclos diferentes, el lunar y el solar. Los meses tienen alternativamente 29 ó 30 días y siempre comienzan con la luna nueva. 
 
El nombre del mes lunar se obtiene a partir del nombre del Centro del mes solar que contiene. 
 
Si un mes lunar no contiene el Centro de algún mes solar este mes será un mes bisinódico. El nombre de un mes bisinódico es el mismo de su precedente.
 
La Quincena: (que utiliza el ciclo solar, es decir de acuerdo a la posición del sol) es la mitad de un mes solar que está dividido (por su centro) en dos segmentos. 
 
De este modo se divide el año en “veinticuatro quincenas solares” (cada una de unos 15 días de longitud) dos de las cuales hacen “un mes solar”.
 
El Día: (que utiliza el sistema solar) empieza a media noche, como en Occidente y está dividido en 12 partes llamadas schi. 
 
Cada schi consta por tanto de dos horas. Cada schi consta de 8 ko, es decir de 8 cuartos de hora; y cada ko consta de 15 feu (minutos)
Los días se denominan por su ordinal (de hecho igual que nosotros, si hablásemos con estricta propiedad).
 
7.-El Lo P´an: Es la relación de los puntos del compás con el calendario:
 
En la mayoría de Lo P´an, los 24 puntos del compás se repiten dos veces: un anillo a 7 ½ º en el sentido de las manecillas del reloj; y el otro 7 ½º en dirección opuesta con respecto a la orientación principal de los puntos del compás. Diversas teorías se han lanzado para explicar esta repetición.
 
Cada una de las 24 divisiones se relaciona, además de con las 24 estrellas del Feng Shui, con otros factores (quincenas solares, por ejemplo). Pero también las 8 Divisiones del Compás se relacionan con las Ocho Orientaciones de un lugar. 
 
Suponer que la orientación es la dirección Norte del compás Tronco 10, al Oeste del verdadero Norte. 
 
Desde el punto de vista de los Ocho Trigramas, esta orientación es la misma que la del verdadero Norte, pero las divisiones equivalentes de los 24 Puntos del Cuadrante del Compás no están alineadas con el Tronco 10, en consecuencia el geomante consulta la versión del anillo del compás que está desviada 7 ½º en el sentido de las manecillas del reloj, en la cual el verdadero Norte no está alineado con el Tronco 10. (Algunos suponen que esta repetición de los 24 Puntos del Compás se debía a que ya entonces tenían conciencia de desviaciones en el campo magnético de la Tierra).
 
Las tres Disposiciones del Cuadrante del Compás se conocen por diferentes nombres. La que está alineada con el verdadero Norte, se llama “la aguja verdadera”; el siguiente anillo desplazado 7 ½º en sentido contrario a las manecillas del reloj, es “la aguja media” (presumiblemente por haber sido colocada entre la “verdadera” y la siguiente); y la que está desplazada 7 ½º en el sentido de las manecillas del reloj, se denomina “la aguja de costura”.
 
Los 24 Puntos del Compás pueden relacionarse con las 24 Quincenas Solares, así como con cada una de las horas del día occidental; pues los chinos dividen su día en 24 “pre” y “post” pequeñas horas. 
 
La media noche marca el punto medio de la doble hora Rama I (la Rata) que va desde las 11 p.m. hasta la 1 a.m. La “primera pequeña hora” del día es, pues, la que va desde las 11 p.m. hasta la medianoche; y la “segunda pequeña hora”, la que va desde la media noche hasta la 1 p.m.
 
8.-El Calendario del Agricultor: Se trata de una aplicación del calendario chino, basado en el ciclo solar. 
 
El curso de las estaciones, según este calendario, determinaba los períodos importantes en relación a la producción de alimentos mediante la agricultura.
 
Los chinos ven los cuatro puntos del Calendario (equinoccio de primavera, solsticio de verano, equinoccio de otoño y solsticio de invierno) no como en Occidente adjudicándoles el comienzo de cada estación; sino como sus puntos medios. 
 
Así, el equinoccio de primavera (normalmente el 21 de Marzo) para los occidentales representa el comienzo de la primavera y para los chinos es la mitad de ésta. 
 
Esto significa que la primavera cae alrededor del 4 de Febrero, que es, en consecuencia, el comienzo del año solar y del Calendario del Agricultor chino.
 
El calendario solar divide el año en 12 meses según 24 segmentos fijados de acuerdo con la posición del sol en el zodíaco (de forma similar a la astrología occidental). 
 
El nombre de cada segmento tiene relación con el calendario agrícola. Los días que marcan el comienzo de cada una de las 24 temporadas tienen su nombre genérico en idioma chino, jieqi. Sus denominaciones particulares son las siguientes: 
 
-inicio de la primavera-/-lluvias-/-resucitación de los insectos-/-equinoccio de primavera-/-claridad-/-lluvia para las siembras-/-inicio del verano-/-pequeña maduración-/-archivo de los cultivos-/-granos en espiga-/-solsticio del verano-/-poco calor-/-mucho calor-/-inicio del otoño-/-final del calor-/-rocío blanco-/-equinoccio de otoño-/-rocío frío-/-escarchas-7-inicio del invierno-/-pequeña nevada-/-nevadas-/-solsticio del invierno-/-poco frío-/-mucho frío.
 
A través de estas denominaciones se puede saber cual época del año tiene que ver con los cambios climáticos en un año y las faenas del campo.