PARARRAYOS

Un pararrayos es un instrumento cuyo objetivo es atraer un rayo ionizando el aire para llamar y conducir la descarga hacia tierra, de tal modo que no cause daños a construcciones o personas. Este artilugio fue inventado en 1753 por Benjamín Franklin. Este primer pararrayos se conoce como "pararrayos Franklin", en homenaje a su inventor.
Un pararrayos es una estructura metálica formada por barras puntiagudas que es capaz de dirigir los rayos ionizantes hacia la tierra para no causar daños a personas, equipos o construcciones. Las dos funciones principales de los pararrayos: dirigir los rayos ionizantes y evitar que un rayo cause daños.